Retirada de Amianto

RETIRADA DE AMIANTO

Nuestra empresa está inscrita en el Registro de empresas con riesgo de amianto (RERA) y nuestros operarios cualificados para retirar materiales que contengan fibras de amianto.

No sólo nos encargamos del desmantelamiento, también de todos los trámites necesarios:

  • Plan de trabajo.
  • Gestionamos con la planta de vertido de residuos peligrosos.
  • Proyecto técnico redactado por nuestros ingenieros.
  • Plan de seguridad y salud.

El amianto (o asbesto) es una fibra natural que por sus características aislantes (térmicas y acústicas), incombustibles, mecánicas y de resistencia al calor, y su relativo bajo coste se ha utilizado mucho en múltiples aplicaciones sobre todo en la construcción.

Materiales de construcción que contienen amianto y su utilidad:

  • Revestimiento proyectado (hasta 85%): En estructuras de acero de edificios de grandes dimensiones o de varios pisos o como cortafuegos en falsos techos.
  • Relleno de fibras sueltas (hasta 100%): Aislamientos de desvanes y orificios por los que pasan cables.
  • Calorifugados y empaquetaduras (1% – 100%): En tuberías y calderas de edificios. Forros de amianto en calderas industriales de vapor, cordón o cuerda enrollada en torno a piezas de fontanería cubiertas a veces por un revestimiento de tipo cemento.
  • Tableros aislantes de amianto (16% – 40%): En casi todos los tipos de edificios, en conducciones y como cortafuegos, paneles de relleno, tabiques, placas para techos, capas base para tejados, revestimientos interiores de paredes, paneles para bañeras. Revestimientos de calderas. Sistemas de pavimentos flotantes.
  • Cordones o hilaturas (hasta 100%): Calderas de calefacción central, hornos, hornos incineradores y otras instalaciones sometidas a altas temperaturas.
  • Cartón duro, papel y productos de papel (90% – 100%): Fieltros para tejados e hiladas a prueba de humedades, mezclas con acero, revestimientos murales externos y tejados, pavimentos vinílicos, revestimientos de tableros combustibles, laminados resistentes al fuego y aislamiento ondulado de tuberías.
  • Fibrocemento (10% – 15%): Revestimientos externos, cubiertas, baldosas sin vitrificar y tejados. Tabiques en explotaciones agrícolas y viviendas, encofrados en edificios industriales, paneles decorativos, paneles para bañeras, sofitos, revestimientos interiores en paredes y techos, edificaciones portátiles, marcos de chimeneas y paneles compuestos para la protección frente al fuego.
  • Productos prefabricados moldeados: Cisternas y desagües, tuberías de alcantarillado, conductos para el agua de lluvia y canalones, tubos de evacuación de humos, vallas, componentes de tejados, canales y conductos para cables, conductos de ventilación y jardineras.
  • Productos de amianto mezclados con betún (aproximadamente 5%): Tejados planos y bajantes de agua.
  • Materiales de pavimentos (hasta 25%): Losetas termoplásticas de viviendas, escuelas y hospitales.
  • Revestimientos y pinturas texturizadas (1% – 5%): Revestimientos de paredes y techos:
  • Masillas sellantes y adhesivos (5% – 10%): Pavimentos y sellantes de ventanas.
  • Plásticos reforzados (5% – 10%): Paneles plastificados en alfeizares.
  • Compuestos utilizados en enchufes de pared: Cuadros eléctricos.

Estas fibras se han utilizado desde la antigüedad ya que se cuentan cosas de diferentes personajes históricos relacionados con dicha fibra. Se pensaban que era el cabello de las tóxicas salamandras resistentes al fuego. Por ejemplo Carlomagno tenía un mantel tejido con estas fibras con el que sorprendía con actos de fuego a sus comensales y que limpiaba y blanqueaba simplemente metiéndolo en la hoguera. En la segunda mitad del siglo XIII Marco Polo viajó a China para visitar las minas de asbesto para describir el proceso de extracción del asbesto y terminar con la leyenda de la salamandra.

Ya en el siglo I se conocían los efectos contra la salud del asbesto. Plinio “el viejo”, escritor, científico, naturalista y militar romano, describía la enfermedad de los pulmones que padecían los esclavos que tejían la ropa de asbesto, lo que provocaba a estos su muerte prematura.

Fue en 1935 cuando se publica el primer trabajo que relaciona científicamente la exposición al asbesto y el cáncer de pulmón.

En España se ha importado casi 3 millones de toneladas de amianto puro, lo cual demuestra la cantidad de amianto que se ha utilizado para materiales en España.

La legislación española sobre amianto se desarrolla en el Real Decreto 396/2006 del 31 de marzo, donde obliga a realizar un diagnóstico de amianto en edificios e instalaciones antes de un derribo, mantenimiento o reforma en los mismos:

Artículo 10. Disposiciones específicas para determinadas actividades.
Antes del comienzo de obras de demolición o mantenimiento, los empresarios deberán adoptar -si es necesario, recabando información de los propietarios de los locales- todas las medidas adecuadas para identificar los materiales que puedan contener amianto. Si existe la menor duda sobre la presencia de amianto en un material o una construcción, deberán observarse las disposiciones de este real decreto que resulten de aplicación. A estos efectos, la identificación deberá quedar reflejada en el estudio de seguridad y salud, o en el estudio básico de seguridad y salud, a que se refiere el Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, o en su caso en la evaluación de riesgos en aquellas obras en las que reglamentariamente no sea exigible la elaboración de dichos estudios.

Pide

Tu presupuesto

CLICK AQUÍ!

Si está confundido, no se preocupe. Ofrecemos consulta gratuita para ayudarle a tomar una decisión y aclararle cualquier duda.